Asesoramiento Jurídico

Problemas de Trabajo - Trabajador/a informate acerca de tus derechos

Consultas sin cargo a trabajadores/as

Sebastián Serrano Alou

Abogado Laboralista de la ciudad de Rosario, Santa Fe, Argentina - Magíster en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales Internacionales, Universidad Nacional de Tres de Febrero

serranoalou@yahoo.com.ar

cel 0341-156369836

Cual es su sueldo y categoría según convenio
Como reclamar que lo registren correctamente
Como reclamar por los aportes a su jubilación
Como pedir una obra social para ud. y su familia
Como poner fin o evitar malos tratos
Que hacer ante un accidente de trabajo
Como manejarse cuando padece enfermedades
Que derechos le corresponden ante un despido

No deje que lo discriminen y lo excluyan
No permita que le paguen de menos
No se deje maltratar
Reclame sus derechos humanos

IMPORTANTE - COMENTARIOS

Los comentarios a las entradas del blog serán publicados luego de ser leídos y moderados, en el transcurso de algunas/os horas/días desde que fueran realizados.
Aquellos comentarios que no tengan relación con el contenido del blog, o contengan expresiones fuera de lugar, o publicidades y/o links de otras paginas, no serán publicados.

1 may. 2013

Protección de la mujer embarazada - Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe

Comparto una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, en la cual se cita un trabajo del autor de este blog, Sebastián Serrano Alou.



Tribunal: Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe(CSSantaFe)
Fecha: 13/11/2012
Partes: Muller, Gladys c. Garello, Alicia H. s/demanda laboral - y acumulado


Hechos:
La trabajadora interpuso recurso de inconstitucionalidad en contra de la resolución de alzada que entendiera justificado el despido directo por abandono de trabajo dispuesto por el empleador cuando se encontraba con reposo debido su estado de gravidez. La Corte Suprema de Justicia de Santa Fe declara procedente el recurso.

Sumarios:
1. Resulta procedente el Recurso de Inconstitucionalidad interpuesto por la laborante en contra de la resolución de alzada que consideró justificado el despido directo dispuesto por la patronal con invocación de la causal de abandono de trabajo, ello así, dado que el Sentenciante se desentendió sin razón suficiente de la prueba del estado de embarazo y de la comunicación de la necesidad de guardar reposo, como así también de los principios tuitivos del orden público laboral, en particular, de la tutela que debe brindarse a la trabajadora embarazada y a la presunción contraria a la patronal (art. 178 de la Ley de Contrato de Trabajo).
2. Ante la notificación que la trabajadora cursa informando la imposibilidad de prestar tareas y la necesidad de guardar reposo por su estado de embarazo, la ley concede al empleador el derecho de efectuar el respectivo control médico a fin de acreditar o desvirtuar dicha situación, no pudiendo el dependiente negarse válidamente a ello, por lo cual la falta de uso de tal prerrogativa (de control) impide que luego aquél cuestione ese estado para despedir con fundamento en un supuesto abandono de tareas.
3. La sentencia de alzada que tuviera por justificado el despido directo de la trabajadora en estado de embarazo dispuesto por el principal con invocación de la causal de abandono de tareas no puede ser aceptada como la necesaria derivación razonada del derecho vigente aplicable a las circunstancias del caso toda vez que el distracto fue dispuesto inmediatamente luego de que la actora -que laboraba bajo sus órdenes en forma directa- comunicara su situación de salud y, a la vez, intimara su registración al encontrarse "en negro", sin que el demandado hubiera intentado siquiera verificar la invocada necesidad del respectivo reposo atento lo avanzado del embarazo.

Texto Completo: Santa Fe, noviembre 13 de 2012.

1ª ¿Es admisible el recurso interpuesto? 2ª En su caso ¿es procedente? 3ª En consecuencia ¿qué resolución corresponde dictar?

1ª cuestión.— La doctora Gastaldi dijo:

Mediante resolución registrada en A. y S. T. 237, págs. 171/172, esta Corte admitió la queja por denegación del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la actora contra la resolución 403, del 29.12.2005, dictada por la Sala Segunda de la Cámara de Apelación en lo Laboral de Rosario, por entender que la postulación de la impugnante contaba "prima facie" con suficiente asidero en las constancias de la causa e importaba articular con seriedad planteos que podían configurar hipótesis de inconstitucionalidad con idoneidad suficiente como para lograr la apertura de la instancia extraordinaria (fs. 128/129).

El nuevo examen de admisibilidad que impone el artículo 11 de la ley 7055, efectuado con los principales a la vista, me conduce a ratificar esa conclusión, de conformidad con lo propiciado por el señor Procurador General.

Voto, pues, por la afirmativa.

Los doctores Erbetta, Netri y Gutiérrez expresaron idéntico fundamento al vertido por la señora Presidenta doctora Gastaldi y votaron en igual sentido.

2ª cuestión.— La doctora Gastaldi dijo:

1. La materia litigiosa puede resumirse así:

1.1. Según surge de las constancias de la causa, Gladys Muller promueve demanda laboral contra su ex empleador, tendente a obtener las indemnizaciones correspondientes como consecuencia del despido incausado y de salarios pendientes (fs. 4/10 y 5/11, del principal y su acumulado, respectivamente).

En tal sentido, y principiando con el relato de los antecedentes del caso, reseña que ingresó a trabajar en el estudio jurídico del demandado en 1994 desempeñando funciones administrativas, en el horario matutino y con un sueldo mensual de $ 300.

Remarca, en particular, que la relación se hallaba totalmente "en negro".

Y refiere que, al momento del despido, se encontraba en estado de embarazo avanzado, lo cual, además de ser un hecho evidente por notorio, era conocido por el accionado.

En tal sentido, expresa que el 29.12.1999 envió telegrama a su empleador, intimándolo expresamente a que registrara la relación laboral bajo apercibimientos de ley y ratificando su estado de gravidez (con fecha probable de parto en abril de 2000). Asimismo, afirma que el 05.01.2000 el demandado rechazó el telegrama, negando que haya cumplido "tareas administrativas de ninguna índole" y en los horarios invocados, desconociendo también el estado de gravidez indicado "por no haberme sido notificado en tiempo y forma conforme a las normas laborales" e intimando a la reanudación de tareas bajo apercibimiento de considerar abandono de trabajo.

Seguidamente la actora sostiene que, ante tal situación, remitió nuevo despacho el 12.01.2000 ratificando sus dichos e insistiendo en que se encontraba impedida de prestar servicios como consecuencia de su estado de gravidez y la consiguiente necesidad de guardar reposo; y que aclaró que se reintegraría a sus labores cuando se encontrara en condiciones de hacerlo.

Finalmente, prosigue relatando que, luego de tal intercambio epistolar el 15.01.2000 fue despedida sin más e injustificadamente bajo la invocación de un supuesto abandono de tareas, siendo que —alega— le había comunicado su evidente estado de gravidez y también la necesidad de guardar reposo, sin que, por su parte, la patronal intentara —siquiera— efectuar el control médico respectivo.

Al respecto, aduce que no se configuró el supuesto abandono de trabajo, ello en tanto se encontraba imposibilitada a concurrir a prestar labores, sino que, en realidad, con aquella alegación la demandada pretendió ocultar lo que, en los hechos, fue un despido discriminatorio.

Sostiene que dicha conducta patronal resulta contraria a la buena fe. Hace hincapié en la indispensable protección que debe brindarse a la maternidad, con su consiguiente estabilidad. Y concluye afirmando que, conforme a la ley, el distracto se presume causado por la situación de embarazo, pero que, además de ello, en su caso el despido resulta evidentemente discriminatorio por las circunstancias antes descriptas.

Como consecuencia de lo expuesto, reclama —entre otros rubros— indemnización por despido sin causa y también las respectivas agravaciones por haber sido despedida con motivo de su embarazo y, además, encontrándose la relación en total clandestinidad.

1.2. A su turno, el demandado contesta negando los hechos y rechazando los rubros reclamados (fs. 17/19 y 17/18).

De esta manera, y en defensa de su postura, reconoce que la actora trabajó en su estudio jurídico como recepcionista y telefonista; pero que, pese a su intención de inscribirla, aquélla se negó aduciendo que ya contaba con una obra social y que no tenía interés en realizar los aportes jubilatorios. En relación con lo cual asevera que, ante la ausencia de denuncia alguna frente al incumplimiento de registración, y dada la omisión de la dependiente de entregarle el número de CUIL (el cual —dice— sólo puede conseguirlo el propio trabajador), la actora reflejó un desinterés y su participación complaciente en la elusión de las obligaciones previsionales. Por lo cual sostiene que la propia demandante pretendió beneficiarse con dicha "situación irregular".

Asimismo, sostiene que, ante reiteradas ausencias de la actora, le reprochó a ésta severamente sus incumplimientos, y que fue como respuesta a esto que la empleada dejó de concurrir y que, así, comenzó el intercambio epistolar.

Al respecto, aduce que resultó sorprendente la comunicación de un supuesto embarazo sin acompañar el certificado médico respectivo, lo que le hizo "suponer" que la alegada gravidez era falsa. Refiere que intentó efectuar el control respectivo pero que el domicilio indicado se correspondía con otro lugar.

Señala que, por tal motivo, la actora no cumplió con su obligación de asistir a laborar y que fue ella la que provocó la ruptura del contrato. Por lo cual reclama a la trabajadora —por vía de reconvención— la indemnización sustitutiva de preaviso.

1.3. Tramitada la causa, el Juez dictó sentencia admitiendo la demanda por todos los rubros (fs. 114/117).

Apelado dicho decisorio por la vencida, la Cámara revocó parcialmente la sentencia en cuanto a la indemnización por despido injustificado, por embarazo y a la prevista en el artículo 15 de la ley 24.013, confirmando lo resuelto especialmente en torno a la clandestinidad que el Magistrado inferior estimó comprobada y a la reticencia de la patronal en proceder a la mentada inscripción frente al reclamo que le cursara en tal sentido (fs. 181/189).

Para así decidir, y en lo que resulta de interés, la Sala entendió que, si bien la actora había demostrado su estado de embarazo, en cambio no lo hizo con su necesidad de guardar reposo, resultando insuficiente para ello los certificados médicos acompañados con la demanda, dado que el más antiguo data del 20-01-2000, fecha por lo cual no se encontraba justificada su inasistencia al lugar de trabajo.

En relación con ello, el Sentenciante sostuvo que había carecido de entidad el hecho de que el empleador no hubiera ejercido el control médico, relevándolo del cumplimiento de tal carga, porque —entendió— era la actora la que debía demostrar en forma suficiente que debía guardar reposo a causa de su embarazo, lo cual —concluyó— no se había acreditado pues el certificado por ella acompañado databa de fecha posterior (enero de 2000).

En definitiva, el Tribunal a quo entendió que, a pesar de que la empleada se encontraba embarazada y no inscripta, y aun cuando el accionado no había efectuado control respectivo, había mediado causa causa suficiente para despedir a su empleada.

1.4. Contra este último pronunciamiento interpone la actora recurso de inconstitucionalidad, alegando que la sentencia incurrió en violación de principios y garantías constitucionales (fs. 191/234).

En tren de fundar su recurso, critica que la Sala omitiera valorar adecuadamente sus agravios como también las circunstancias comprobadas de la causa, lo que afecta sus derechos y garantías constitucionales, especialmente los que hacen a la tutela de la trabajadora en situación de embarazo, máxime cuando se encontraba totalmente "en negro".

En particular, cuestiona que el Sentenciante entendiera que, si bien su parte había demostrado su estado de embarazo, y a pesar de que éste resultaba evidente, no lo habría hecho respecto del reposo que necesariamente debió guardar.

Es así que alega que, en todo caso y ante una eventual duda, la Alzada se inclinó a favor del empleador, en contradicción con el principio protectorio del derecho laboral y dejando de lado la carga —del empleador— de enviar el médico respectivo para verificar la necesidad de reposo que fuera notificada. Señala que es para tales situaciones que la ley pone a cargo del patrón un medio de control específico de verificación, pero que en la presente causa no se utilizó, siendo aquél quien debe afrontar las consecuencias negativas de su propio incumplimiento, no la trabajadora.

Asimismo, sostiene que se violó, además, el principio de continuación del contrato de trabajo, pues al analizar el supuesto abandono de tareas se prescindió del elemento subjetivo (ánimo de no reintegrarse a las tareas) que indispensablemente la ley exige. Recuerda, al respecto, que ella estaba embarazada, que el empleador lo sabía, que le notificó que debía guardar reposo, que le intimó que la registrara, y que, a pesar de todo ello, el patrón nunca se preocupó siquiera en corroborar la imposibilidad de prestar tareas ni —menos aún— en inscribirla, sino que, contrariamente, actuó de mala fe y la despidió.

Por lo demás refiere que, además de haberse demostrado el despido discriminatorio, lo cierto es existe una presunción legal (despido por causa de embarazo) que debe —también— tenerse en especial consideración, sin que, por su parte, la misma fuera desvirtuada con la genérica alusión a un supuesto abandono de trabajo que —reitera— no existió. Es que, según sostiene, la solución contraria importaría convalidar una maniobra en fraude a los intereses del trabajador, que reconoce como única razón de despido el embarazo denunciado oportunamente por la actora. Por lo que asevera que la apreciación de tal presunción legal debió ser prudente, con especial contemplación del elemento subjetivo, ello a fin de evitar un acto discriminatorio como —aduce— lo fue el despido en el "sub lite".

En suma, achaca violación de los derechos y garantías constitucionales que tutelan al trabajador y, en particular, a la mujer embarazada. Lo que —expresa— en los hechos provocó un injusto detrimento al derecho de propiedad de una trabajadora no registrada y embarazada que fue despedida por tal motivo.

2. Efectuado el detenido estudio de la causa, debo señalar que el recurso extraordinario incoado merece favorable recepción.

Ello es así por cuanto entiendo que el decisorio incurre en ausencia de motivación suficiente y en falta de tratamiento de cuestiones oportunamente propuestas y que resultaban esenciales para el resultado del proceso, ello con afectación del derecho de defensa en juicio.

Es que la Cámara —en lo que aquí interesa— juzgó suficientemente motivado el despido (directo) en un supuesto abandono de tareas a pesar de haberse intimado el respectivo reintegro. Para decidir así, se basó en que la actora, más allá de su evidente estado de gravidez notificado a la patronal, no había demostrado acabadamente la necesidad de guardar reposo, apoyándose el Sentenciante, en definitiva, en que el certificado médico acompañado, y que acreditaba en forma fehaciente la imposibilidad de laborar, era del 20 de enero, fecha esta que —dijo— es "muy posterior a la del distracto" ocurrido el 15 de ese mes.

En tal marco de consideraciones, resulta relevante destacar que en autos no se encuentra cuestionado que la actora laboró durante 5 años para el demandado, que nunca fue registrada a pesar de sus reclamos y que fue despedida mientras se encontraba en un avanzado estado de embarazo (entre 6 y 7 meses) que fuera oportunamente notificado. Aspectos éstos sobre los que existe firmeza.

En dicho orden, cabe recordar que tanto doctrina como jurisprudencia ponen particular énfasis en remarcar la necesidad de tutelar de manera especial a ciertos trabajadores que, por diversas circunstancias, son susceptibles de sufrir actos discriminatorios; y que entre aquéllos la mujer embarazada ocupa un lugar central por su particular situación de vulnerabilidad. Dicha protección se ha entendido enmarcada en la Constitución Nacional, los Tratados Internacionales, la ley 23.592 y los recientes fallos de los tribunales nacionales e internacionales; en modo tal que se ha señalado que a la luz del principio de progresividad deben adoptarse todas las medidas necesarias para lograr progresivamente la plena eficacia de los Derechos Humanos, teniendo como orientación la mejora continua de las condiciones de existencia (ver "Validez e invalidez de la invocación del período de prueba como causa de despido", Sebastián Serrano Alou, L.L. Litoral 2010, pág. 1208).

En tal sentido, también es sabido el principio que rige en la materia en donde se presume que el despido ocurrió con motivo de embarazo cuando aquello tuvo lugar en los siete y medio meses anteriores o posteriores a la fecha del parto (ver art. 178 L.C.T.), siendo a cargo del empleador desarticular la mentada presunción.

En relación con lo cual existe coincidencia en que, ante la notificación que el trabajador cursa informando la imposibilidad de prestar tareas, la ley concede al empleador el derecho de efectuar el respectivo control médico a fin de que se acredite —o desvirtúe— dicha situación, no pudiendo el dependiente negarse válidamente a ello. Y que la falta de uso de tal prerrogativa (de control) impide que luego la patronal pretenda cuestionar tal estado para despedir con fundamento en un supuesto abandono de tareas. Habiéndose incluso señalado que, aun cuando la dependiente pudiere haber incumplido alguno de los recaudos establecidos en la ley, lo cierto es que el empleador, ante la notificación del embarazo, podría haber ejercido la mentada facultad de control médico; y que, más aún, la conducta de la trabajadora debe analizarse a la luz del principio protectorio que rige en la materia, por lo que la eventual omisión de entregar el certificado correspondiente resultaría "subsanable" (conf. "Compañía Rioplatense S.R.L. c/D’Onofrio Lucila s/consignación", sentencia del 25.02.2011, elDial.com - AA6990, 11/04/2011).

En los presentes autos la Sala, parapetándose en la supuesta la falta de oportuna presentación de certificado médico, se desentendió de toda consideración concreta respecto a la imposibilidad de prestar tareas y a la facultad del empleador de controlar la situación, llegando por esa vía a estimar comprobada la causal de despido invocada por la patronal (esto es, el supuesto abandono injustificado de trabajo).

Siendo ello así en tanto se encuentra reconocido que la empleada había comunicado de modo fehaciente su evidente estado de gravidez y que, atento la consecuente necesidad de guardar reposo, se veía impedida de concurrir a realizar sus tareas diarias; frente a lo que la patronal la despidió alegando el supuesto abandono voluntario, pero sin demostrar en contario a la invocada necesidad de reposo, lo que en su caso pudo haber sido cuestionado por vía del control médico respectivo. Y máxime cuando la Cámara tampoco indicó cómo aquella eventual omisión de la actora (presentación del certificado) descartaría —por sí sola— la necesidad de guardar reposo, el que —por lo demás— no luce irrazonable ante un estado de gravidez avanzado como el que presentaba la dependiente al momento de ser despedida.

De tal manera, el Sentenciante se desentendió sin razón suficiente de las circunstancias comprobadas de la causa y de los principios tuitivos del orden público laboral, en particular, de la tutela que debe brindarse a la trabajadora embarazada y a la presunción contraria a la patronal (art. 178 L.C.T.), con alcance derogatorio de tal régimen tutelar.

Lo dicho en precedencia conduce a colegir que, en razón de la deficiencia de motivación apuntada, y en el marco de la particular intensidad protectoria brindada por el legislador al despido con motivo de embarazo, la respuesta jurisdiccional no puede ser aceptada como la necesaria derivación razonada del derecho vigente aplicable a las circunstancias del caso y, por lo tanto, no reúne las condiciones exigidas por el orden fundamental para la satisfacción del derecho a la jurisdicción de la impugnante.

Las razones expuestas determinan la procedencia del recurso, por cuanto se advierte la concurrencia en la sentencia impugnada de falta de fundamentación, correspondiendo la anulación del pronunciamiento como acto jurisdiccional válido.

Voto, pues, por la afirmativa, con el alcance indicado.

El doctor Erbetta expresó idénticos fundamentos a los vertidos por la señora Presidenta doctora Gastaldi y votó en igual sentido.

El doctor Netri dijo:

Coincido con la solución propuesta por declarar procedente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto.

En efecto, resulta relevante destacar que en autos no se encuentra cuestionado que la actora laboró durante 5 años para el demandado; que nunca fue registrada a pesar de sus reclamos; que fue despedida el 15.01.2000 mientras se encontraba en un avanzado estado de embarazo (cerca de 7 meses y medio), dando a luz el 30.03.2000; y que el estado de gravidez se advertía como manifiesto y notorio, habiendo —por lo demás— sido notificado fehacientemente con anterioridad al despido, esto es, el 29.12.1999.

En dicho orden, no puede dejar de remarcarse, junto con la especial tutela que tanto doctrina como jurisprudencia brindan a la mujer que se encuentra en situación de embarazo, el principio que rige en la materia, en donde se presume que el despido ocurrió con motivo de embarazo cuando tuvo lugar en los siete y medio meses anteriores o posteriores a la fecha del parto (ver art. 178 L.C.T.), siendo a cargo del empleador desarticular la mentada presunción.

En tal marco, se advierte liminarmente que el despido (15.01.2000) ocurrió dos meses y medio antes de dar a luz la trabajadora, es decir, dentro del período antes mencionado. Y, es más, el distracto fue dispuesto por el empleador inmediatamente luego de que la actora —que laboraba bajo sus órdenes en forma directa— comunicara su situación de salud y, a la vez, intimara su registración al encontrarse "en negro", sin que por su parte el demandado hubiera intentado siquiera verificar la invocada necesidad del respectivo reposo atento lo avanzado del embarazo.

Frente a tal marco, y en las particulares circunstancias del "sub lite", se advierte que la Sala analizó sin la debida fundamentación concreta tanto lo relacionado a las usuales imposibilidades de prestar tareas por parte de la empleada como también a la falta de ejercicio de la verificación respectiva por el accionado, quien pretendiera invocar un supuesto abandono injustificado de trabajo para desvirtuar la presunción establecida en el artículo 178 de la L.C.T. y, así, intentar justificar el despido que dispusiera a los pocos días de ser notificado el pronto alumbramiento.

De tal manera, el Sentenciante se desentendió sin razón suficiente de las circunstancias comprobadas de la causa y de los principios tuitivos del orden público laboral, en particular, de la tutela que debe brindarse a la trabajadora embarazada y a la presunción contraria a la patronal (art. 178 L.C.T.), con alcance derogatorio de tal régimen tutelar.

Lo dicho en precedencia conduce a colegir que, en razón de la deficiencia de motivación apuntada, y en el marco de la particular intensidad protectoria brindada por el legislador al despido con motivo de embarazo, la respuesta jurisdiccional no puede ser aceptada como la necesaria derivación razonada del derecho vigente aplicable a las circunstancias del caso y, por lo tanto, no reúne las condiciones exigidas por el orden fundamental para la satisfacción del derecho a la jurisdicción de la impugnante.

Voto, pues, por la afirmativa.

El doctor Gutiérrez expresó idéntico fundamento a los vertidos por la señora Presidenta doctora Gastaldi y votó el igual sentido.

3ª cuestión.— La doctora Gastaldi dijo:

Atento el resultado obtenido al tratar las cuestiones anteriores, corresponde declarar procedente el recurso de inconstitucionalidad y, en consecuencia, anular —con el mismo alcance— la resolución impugnada. Disponer la remisión de la causa al Tribunal que corresponda a fin de que dicte un nuevo pronunciamiento. Costas al vencido.

Así voto.

Los doctores Erbetta, Netri y Gutiérrez dijeron que la resolución que correspondía dictar era la propuesta por la señora Presidenta doctora Gastaldi y votaron en igual sentido.

En mérito a los fundamentos del acuerdo que antecede, la Corte Suprema de Justicia de la Provincia resolvió: declarar procedente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto. En consecuencia, anular la resolución impugnada y remitir los autos al Tribunal subrogante que corresponda a fin de que juzgue nuevamente la causa. Costas al vencido. Registrarlo y hacerlo saber.— Daniel A. Erbetta.— Rafael F. Gutiérrez.— Mario L. Netri.— María A. Gastaldi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario