Asesoramiento Jurídico

Problemas de Trabajo - Trabajador/a informate acerca de tus derechos

Consultas sin cargo a trabajadores/as

Sebastián Serrano Alou

Abogado Laboralista de la ciudad de Rosario, Santa Fe, Argentina - Magíster en Derecho del Trabajo y Relaciones Laborales Internacionales, Universidad Nacional de Tres de Febrero

serranoalou@yahoo.com.ar

cel 0341-156369836

Cual es su sueldo y categoría según convenio
Como reclamar que lo registren correctamente
Como reclamar por los aportes a su jubilación
Como pedir una obra social para ud. y su familia
Como poner fin o evitar malos tratos
Que hacer ante un accidente de trabajo
Como manejarse cuando padece enfermedades
Que derechos le corresponden ante un despido

No deje que lo discriminen y lo excluyan
No permita que le paguen de menos
No se deje maltratar
Reclame sus derechos humanos

IMPORTANTE - COMENTARIOS

Los comentarios a las entradas del blog serán publicados luego de ser leídos y moderados, en el transcurso de algunas/os horas/días desde que fueran realizados.
Aquellos comentarios que no tengan relación con el contenido del blog, o contengan expresiones fuera de lugar, o publicidades y/o links de otras paginas, no serán publicados.

2 mar. 2013

Un sistema que tiembla


Por Osvaldo Bayer
Desde Bonn, Alemania
Sábado, 02 de marzo de 2013
Otra vez, como todos los años, volvieron a publicarse en los diarios alemanes los sueldos y otros beneficios que cobran los ejecutivos de las grandes empresas y también de los bancos. Nuevamente, la indignación volvió a cundir en toda la gente de trabajo. Esta vez no estuvo al frente de los que más ganaron, como en años anteriores, el señor Ackermann, presidente del Deutsche Bank (Banco Alemán), que cobró siempre más de diez millones de euros por año. Esta vez, apenas recibió de sueldos y otros beneficios 9,4 millones de euros. Esta vez, quien más cobró de todos los ejecutivos fue el presidente de Volkswagen, M. Winterkorn, que cobró en un año nada menos que 16,6 millones de euros. Después de Ackermann, vienen P. Loschner, de Siemens, con 8,7 millones; D. Zetschke, de Daimler-Benz, con 8,7 millones: W. Reitzle, de Linde, con 6,7 millones; J. Grossmann, de RWE, con 6,4 millones; N. Reithofer, de BMW, con 6,1 millones, y H. Hainer, de Adidas, con 5,9 millones de Euros.
Lo que obtuvo el presidente de Volkswagen representa, por mes, 300 veces más de lo que gana en promedio un técnico en la industria. Justo hace unos días el gremio metalúrgico denunció que en la BMW de Leipzig los trabajadores cobran entre 1300 y 1400 euros por mes.
En Estados Unidos, las cifras son aún más desproporcionadas, y lo mismo que en Alemania, se sigue ese camino en Francia e Inglaterra. Pero este año la reacción ha sido tan grande que justamente el jueves pasado las autoridades de la Unión Europea resolvieron que ningún banco europeo podrá dar como beneficio de fin de año a sus autoridades bonos que sean más altos que un sueldo de ellos, los ejecutivos. A veces, esos bonos se elevaron hasta más de diez millones de euros. Pero claro, esta nueva medida sólo afecta a los funcionarios bancarios y, en cambio, las demás empresas privadas siguen teniendo amplia libertad de manejar sus fondos.
La pregunta es: ¿cómo puede reinar una inmoralidad así en países con altas cuotas de desocupación y justo ante la actual crisis? Alemania acaba de publicar las últimas cifras sobre estos altos sueldos y beneficios, en momentos en que tiene 3.156.000 personas sin trabajo que cobran por mes una ayuda de no más de 400 euros, suma que apenas les alcanza para comer.
¿A esto le llaman democracia? Donde un trabajador cobra 400 euros y un empresario casi un millón. No. Hay que volver a definir lo que es una verdadera democracia. Esa palabra indiscutible siempre tiene que ir unida a la palabra Igualdad, ser sinónimos. El ganar tanto dinero debería avergonzar a esos dueños del poder financiero. La palabra que debería valer aquí es “modestia”, la mejor de las cualidades humanas que tendría que estar para todos por encima del vocablo “angurria”, en su verdadero sentido, los que quieren más poder y más lujo en un mundo pleno de miserias humanas. Más en esta época europea, plena de déficit y de falta de trabajo. Se resuelve la crisis de la forma más sencilla; por ejemplo, se despide a cinco mil obreros y ya está. En vez de buscar una solución más humana y solidaria. Los que ganan millones renuncian a parte de sus entradas en los tiempos difíciles y no al revés, que es crear problemas profundos y de base, crear violencia, como lo es dejar sin trabajo a padres de familia en plena educación de sus hijos.
Poco ha aprendido el ser humano en su experiencia histórica. Crear desocupación es nada más ni nada menos que crear violencia, porque en muchos casos al final llegaron a pagar los de arriba.
Con este sistema económico, el poder se sigue concentrando en los empresarios más poderosos. Por ejemplo, el de más fortuna, con 18.900 mil millones de euros, es el fundador de los supermercados ALDI. El segundo más rico es Theo Albrecht, hijo del anterior, dueño actual de los supermercados ALDI Nord, con 13.300 mil millones de euros. Y le sigue una larga lista de herederos de los fundadores de grandes empresas creadas luego de la última guerra.
Menos los demócrata-cristianos de la primera ministra Merkel y los del partido Liberal –las dos fuerzas que gobiernan actualmente–, todos los demás partidos han solicitado el aumento de los impuestos a los altos sueldos y a las ganancias. El partido de Izquierda –Links Partei– ha presentado además un proyecto para que se quite todo lo que supere un millón de euros a quien gane como sueldo más de esa cifra por año.
Mientras tanto, siguen las protestas obreras. En Siemens, por ejemplo, han iniciado una protesta porque la empresa comenzó a eliminar más de mil puestos de trabajo. Alrededor de 130.000 obreros de esa empresa comenzaron a protagonizar esa viva protesta. El jefe de Siemens, Peter Löscher, señaló que la empresa debe ahorrar en un año seis mil millones de euros. Se calcula que este año serán despedidos 5100 trabajadores y van a ser eliminados otros 1400 puestos de trabajo mediante la venta de instalaciones a otras empresas. Todo eso, a pesar de que los dos últimos años significaron para la empresa los períodos más satisfactorios en lo económico. Es decir, que se actúa no por la dignidad de la gente sino por el saldo pecuniario, nada más.
En ese sentido, la primera ministra, Angela Merkel, defendió últimamente con toda su fuerza la campaña de ahorros que han iniciado el gobierno y las principales empresas alemanas, con deterioro, sin ninguna duda, de la dignidad de la gente de trabajo. En ese sentido, la oposición, formada por los tres partidos de izquierda: la socialdemocracia, el Partido Izquierda y el partido Verde, protestó a viva voz en el Bundestag porque el gobierno no presentó en la debida fecha una información anual sobre la pobreza, un estudio realizado por una comisión independiente que en Alemania debe presentarse todos los años. Por ejemplo, se sabe que el oficialismo hizo tachar del documento la frase “la fortuna privada en Alemania está muy mal repartida”. Y se hizo corregir numerosas opiniones del documento. Por su parte, Estados Unidos anunció el programa de ahorros al cual el diario alemán General Anzeiger califica de “lista inhumana”, por el cual se quieren ahorrar mil millones de dólares con la eliminación de miles de puestos de trabajo y recortes en el sector social. Se teme que ese programa va a perjudicar en grande la economía mundial.
Stephen Fuller, economista de la Universidad de Georg Mason, calcula que se perderán así dos millones de puestos de trabajo y habrá un dos por ciento de retroceso del producto social bruto. Las crisis de siempre, no anunciadas, del capitalismo.
Y, ante todo, el demonio de la pobreza. En Europa hay dos países que la están sufriendo en forma muy profunda: Rumania y Bulgaria. Se nota por la cantidad de sus habitantes que está llegando a Alemania para pedir trabajo. Llegan y se quedan a vivir en casas abandonadas de los suburbios de las ciudades donde los aprovechadores de siempre les exigen cien euros mensuales para dejarlos dormir. O se construyen casuchas de madera o de lata en tierras de las vías del tren. Las comunas alemanas ya han dado la voz de alarma. La Agencia Alemana de Trabajo calcula que en el 2014 llegarán entre 120.000 y 140.000 emigrantes de Rumania y Bulgaria. Por eso, hay temor por la seguridad del país.
Realidades europeas. Pasan las épocas y se sigue sin encontrar una solución. Un sistema que demuestra que el capitalismo no trae estabilidad ni dignidad.